Oraciones Unidas


¿Por qué Orar?

Si nos decimos creyentes, no sólo debemos de creer en la existencia de Dios sino debemos de creerle a Él, y Él nos mandó amarlo. Pero como nadie puede amar lo que no conoce, para eso está la oración: para tener ese encuentro personal con Dios, para experimentarlo como un Dios real, cercano, vivo, y no como un mero concepto; con un Dios que es Padre, que nos ama, que nos escucha, que respeta el libre albedrío que nos dio y espera a que le pidamos por nuestras necesidades e intenciones para no imponernos el solucionarlos Él, a que le preguntemos nuestras dudas para no imponernos el que Él sea nuestro Maestro y nuestra Verdad.

Además, como los seres humanos estamos conformados por mente, alma, cuerpo y emociones, necesitamos nutrir adecuadamente y ejercitar esas tres áreas no sólo para que no mueran sino para que crezcan continuamente, para que podamos tener un desarrollo humano integral y una plenitud de vida. Al cuerpo lo debemos alimentar con comida nutritiva y cuidarlo mediante el ejercicio físico, las revisiones médicas, etc. A nuestra mente la nutrimos mediante la lectura y el aprendizaje continuo. A nuestras emociones las sanamos de heridas del pasado mediante terapia, retiros de sanación interior, cursos de inteligencia emocional, etc. Nuestra alma se alimenta y desarrolla mediante la oración, los sacramentos, los actos de caridad, el apostolado, entre otras cosas. De ahí la necesidad de la oración.


Copyright © 2020
Transforando
Powered by   paxomnis