Oraciones Unidas


¿Por qué orar por México?

Una vez que ha quedado claro el porqué de la oración de intercesión, cabría aclarar el porqué de la necesidad específica de pedir por las necesidades de nuestro país. Por qué no conformarnos con pedir únicamente a un nivel más general, es decir, por el mundo entero (lo cual también es bueno y necesario, claro).

Como esta página pretende ser muy sintética, nos concretaremos a mencionar que la palabra “patria” proviene de pater, es decir “padre”. Dios, Patria y padres conforman la paternidad total, porque venimos en primer lugar de Dios, a través del cuerpo de nuestros padres, dentro de una determinada patria de la cual obtenemos nuestro sustento. Santo Tomás nos explica la relación entre la pietas o “piedad”, es decir la virtud que regula nuestros deberes de reverencia y honor para con los padres y la Patria; el cuarto Mandamiento de la Ley de Dios, “Honrarás a tu padre y a tu madre”; y la virtud de la justicia, que es el “dar a cada uno lo que es debido”; ya que tanto la Patria como los padres tienen derecho a ser queridos y honrados por sus hijos, ya que después de Dios es a ellos a quienes más le debemos y de quienes más hemos recibido.

Para una explicación más completa sobre el tema, puedes consultar los artículos de catholic.net:

- http://es.catholic.net/op/articulos/664/cat/56/leccion-14-y-15-el-patriotismo-y-la-lealtad.html
- http://es.catholic.net/op/articulos/7038/www.messt.org

Una cosa más: cabe aclarar que una buena petición debe ser específica. Decía un profesor de Liturgia Musical de la Escuela de Música Sagrada de la Arquidiócesis de Guadalajara, que era a la vez sacerdote, que no se valía decir nada más: “Señor, te pido por los pobres” porque no quedaba claro qué pedías para ellos; añadía bromeando que si estabas pidiendo que ya mejor se murieran para que no sufrieran más, o qué… Por eso es que Jesús le preguntaba a gente como el ciego de Jericó: “¿Qué quieres que haga por ti?”, a pesar de que la respuesta era lógica; quería escucharlo de su boca, tal como sucedió: “Señor, que yo vea otra vez” (Lc 18, 35-41). Así que, para darte una idea de qué pedir para nuestro país, mes con mes iremos subiendo algunas intenciones específicas a la sección intenciones mensuales de esta página, así como a nuestra página de Facebook


Copyright © 2020
Transforando
Powered by   paxomnis